El gran aliado del coronavirus; el humo del cigarrillo.

 Los estudios muestran que entre los fumadores el contagio puede tener consecuencias más graves, no se ha demostrado la misma relación con el vapeo.

 ¿El culpable? El daño de la combustión.

 

 

 El humo del cigarrillo analógico produce más de 80.000 muertes cada año en Italia, eso es debido primariamente a la combustión del tabaco, la cosa se agudiza en tiempos de Covid-19. La hipótesis de que el humo de tabaco podría ser una causa en la gravedad de la expresión clínica de la neumonía intersticial por Co-vid-19, encuentra apoyo en los grupos de edad que más se ven afectados por la enfermedad: los más expuestos por el virus son los de más de 65 años de edad, siendo los más sensibles a los efectos adversos derivados del consumo de tabaco, en mayoría hombres.

Que el genero masculino estaba más predispuesto a enfermar con el propio Covid-19 también se vio en los anteriores brotes de Sarse de Mers porqué es cierto que los pulmones de los fumadores están crónicamente inflamados y dañados por todos los productos de la combustión del humo del tabaco (70 carcinógenos clase 1secIARC y más de 5.000 sustancias gravemente toxicas para el tejido pulmonar). Para entendernos, sin el tabaquismo el cáncer de pulmón sería una enfermedad rara. El virus Covid-19 causa una importante inflamación en el aparato respiratorio, hasta que lleguemos a las neumonías y se convierte en potencialmente letal en la forma llamada intersticial. Estudios recientes realizados en China indican un aumento significativo del riesgo (en el orden de más de tres veces) de desarrollar neumonitis severa da COVID-19 en pacientes fumadores comparados con los no fumadores.

Pensad que un tercio de los fumadores que resultan positivos al Covid-19 resultan, en el momento del ingreso en hospital, en una situación clínica más seria que la de los no fumadores, y para ellos, el riesgo de necesitar cuidados intensivos y ventilación mecánica es más del doble.

Estos estudios certificarían que la condición de fumador podría explicar, al menos en parte, la diferencia que hay en la tasa de mortalidad entre géneros, que sería el 4,7% en los hombres frente al 2,8% para las mujeres. Tengan en cuenta que el porcentaje de fumadores en China es muy alto (supera el 50%), mientras que las mujeres fumadoras son menos del 3%.

Otro estudio realizado en el Hospital Central de Wuhan informa que los fumadores tenían mayor probabilidad de que agravarse respecto a los no fumadores, en caso de contraer el Covid-19 78 pacientes que ya habían tenido una neumonía causada por Covid-19 han sido examinados y se ha visto que los fumadores tenían 14 veces más probabilidad de tener complicaciones. Los resultados, publicados en el Chinese Medical Journal, encuentran confirmación también en un estudio publicado en el New England Journal of Medicine. Los investigadores han examinado a más de mil pacientes con diagnóstico de Covid-19. Vieron que los enfermos no graves eran fumadores en sólo el 11,8% de los casos. El 16,9% de los pacientes con Covid-19 con síntomas graves, de lo contrario, eran fumadores. Además el 25,5% de los pacientes que necesitaban de ventilación mecánica en terapia intensiva también eran fumadores y de estos muchos murieron.

También YasminThanalava, profesora del Departamento de Inmunología del Centro Integral de Cáncer de Roswell Park en Buffalo, Nueva York, afirma que si los pulmones están comprometidos, es más fácil contraer una infección y la persona tardará mucho más en sanar. Una condición como la neumopatía obstructiva crónica de los bronquios, por ejemplo, aumenta la probabilidad de infección.

 

Thanavala enfatiza que todavía estamos tratando de entender que es lo que pasa en los pulmones de los pacientes afectos de coronavirus. No se sabe cuál de ellos tiene una enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el coronavirus al mismo tiempo. Por el momento, los llamados factores o condiciones de comorbilidad que los pacientes se presentan juntos en el Covid-19 incluyendo enfermedades cardiovasculares, diabetes, problemas respiratorios crónicos, hipertensión y cáncer están relacionado con mayores tasas de mortalidad. Seguramente en todas estas patologías el fumar tiene sin dudas un papel bastante negativo.

Por lo contrario parece que las cosas son, al menos parcialmente, diferentes si hablamos de los [mal] lamados cigarrillos electrónicos. Roberto Sussman, del Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México y Carmen Escrig, bióloga especializada en Virología en la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de la Plataforma para la reducción del daño por tabaquismo, en unestudio titulado “Vaping y Sars-cov-2 y Covid-19 información técnica para Vapers” afirman que no hay pruebas de que vapear influya en la reacción inmunitaria general del individuo de tal manera de causar el desarrollo y la progresión de la enfermedad causada da virus Sars-cov-2, y subrayan la como los vapeadores hayan sido en su mayoría fumadores analógicos en el pasado y la eventual vulnerabilidad podría estar relacionada precisamente con las consecuencias de la combustión del tabaco, teniendo en cuenta que pasar completamente desde fumar a vapear mejora la condición cardiovascular y respiratoria. Se supone que los fumadores que se cambian al vapeo podrían tener un mejor diagnóstico en caso de contraer el Sars-cov-2.

Examinando la posibilidad de que el vapor exhalado por aquellos que usan cigarrillos electrónicos pueda ser vehículo de contagio, NealBenowitz de la Universidad de California, y RosannaO'Connor (Salud Pública de Inglaterra) dicen que no hay un riesgo específico de contagio: es bastante razonable esperarse que, dependiendo de la potencia del dispositivo utilizado, el vapor exhalado por una persona infectada propague la misma cantidad de gotas de saliva que contienen el virus que en el caso de una respiración normal. Así que, eso nos deja en remarcar, también en estos casos, la importancia de mantener una distancia de seguridad interpersonal de 1,5 o 2 metros. Konstantinos Farsalinos, al afirmar que no hay pruebas científicas de que haya un efecto negativo del vaping sobre el nuevo coronavirus, recomienda a los vapeadores de usar dispositivos de baja potencia y de abstenerse de vapear en lugares públicos cerrados, manteniendo una distancia de al menos 2 metros de los demás si se usan vaporizadores al aire libre. En conclusión, aunque hay pruebas científicas convincentes en relación con la posibilidad de que los fumadores estén más expuestos a las complicaciones pulmonares de la infección de Covid-19 y que tener un pasado de fumador constituya un factor agravante, no hay indicios de que haya un rol negativo en utilizar vaporizadores personales.

La causa de la mayor gravedad de la enfermedad en los fumadores da encontrarse en los efectos de la combustión del tabaco, cosa que no está presente en el utilizo de vaporizadores personales.

 

 

Fabio Beatrice

Director del Centro Libre de Humo

San Giovanni Bosco de Turín

Fuente:

 

campaña sanidad, #vapearnoesfumar, #stopcensura, #NoAlaDesinformacion, #ElVapeosalvavidas, #vapingisnottobaco, #OMS, #yosoylaprueba

Enlaces de interés.

Te sugerimos estos sitios de relevante interés...

Plataforma para la reducción del daño por tabaquismo

SIGMAGAZINE

Periódico digital pro-vapeo, con información sobre la actividad de vapear y el vaporizador. 

International Network of Nicotine Consumer Organisations

VAPING 360

El sitio web de medios de vapeo más leído del mundo.

Asociación Española de Usuarios de Vaporizadores Personales